En Bolivia no rodó el balón

Hoy en Bolivia no rodó el balón, no hubo fútbol boliviano, ni espectáculo deportivo… solo hubo huelga porque a los jugadores se les debe sueldos del año pasado que, según yo recuerdo, fue el año cuando el mundo se detuvo por una pandemia.

Sé que durante todo un año de pandemia un gran porcentaje de los trabajadores del mundo no solo se han adaptado para seguir produciendo, sino que incluso han aceptado la reducción de sus salarios y, en el peor de los casos, han dejado de cobrar el salario de algunos meses, porque estaban cuidando la estabilidad económica de la empresa donde trabajaban y, de paso, su fuente laboral…

En rubros que se han detenido por la pandemia, ni siquiera lo anterior ha podido evitar la quiebra de miles de empresas y, como consecuencia, se ha generado una cantidad impresionante de nuevos desempleados…

Y hoy, cuando apenas estamos saliendo de la pandemia, los jugadores profesionales de fútbol de Bolivia han decidido no empezar el campeonato porque se les debe sueldos.

¿Pueden creer eso? ¡No lo entiendo! Ellos el año pasado han producido exactamente la mitad, puesto que solo hubo un campeonato, y de paso ese campeonato no ha generado recursos porque se jugó sin público… es decir, señores jugadores… ¿se dan cuenta que ningún club de fútbol ha generado dinero? ¿Con que creen que se les pagará los sueldos que se les debe? Y ojo, no se les debe todo, sino que es solo una parte, ¡en un negocio que ha parado durante todo un año!

Bueno, yo sé que ustedes (los futbolistas) no son muy buenos haciendo números, sé que de economía y administración deben saber muy poco, pero no se necesita ser un genio para darse cuenta que sus sueldos salen (o deberían salir) de la asistencia de público a los partidos, ¿verdad?

Considerando el GRAN espectáculo que dan y la GRAN asistencia que tienen todos los partidos de fútbol en Boliva, no sé, yo siendo ustedes hubiera ido, aunque en burro a jugar. Sí, hubiera estado saltando de alegría de empezar el campeonato hoy… porque eso reactiva la economía del fútbol. Y, por ende, la economía de la empresa (club) que me paga todos los meses mi sueldo.

¡Pero no! Se ponen en huelga pidiendo el pago de sueldos, dando un espectáculo triste y vergonzoso, hasta televisado, olvidándose de todo lo que los demás han hecho este año para que el mundo siga rodando, aún a costa de trabajar gratis o por debajo de lo que merecen.

Y hoy confirmo lo que siempre he dicho: ¡No existe peor profesional en Bolivia que el futbolista!

En todas las áreas profesionales tenemos bolivianos que destacan a nivel mundial; desde médicos, pasando por ingenieros, informáticos, abogados, economistas y una larga lista de profesionales, pero los futbolistas de Bolivia nunca desde hace décadas… mediocres al máximo, que cuando salen a jugar afuera del país, más tardan en hacer sus papeles de viaje que en volver porque no dan la talla…

… y hoy, ¿se atreven a dejar colgados a hinchas, público y empresarios dando ese espectáculo? Lo más irónico de todo son los pobres que transmiten los partidos porque se gastaron millones de dólares creyendo en ustedes.

Díganme, ¿qué harán cuando no existan equipos que puedan pagarles los miles de dólares que piensan que valen y que hoy demostraron que no lo valen?

Un profesional, un verdadero profesional, hace lo que debe hacer para mantener funcionando la empresa y la industria en la cual se desenvuelve… además, ¡de eso viven!

Y ojo, para clarificar y que no se entienda mal… yo amo el fútbol y amo a mi club… y hoy los jugadores no estuvieron del lado ni del fútbol, ni del club, ni de los miles de hinchas que estuvimos esperando meses para que vuelva a rodar el balón.

Deja un comentario...

A %d blogueros les gusta esto: