Tiquipaya, un desastre ocasionado por nosotros mismos

Hace un par de meses hablaba con mi papá y él me contaba que allá por los años 80, cuando trabajaba en CORDECO, el gobierno suizo apoyó en la forestación del #ParqueTunari con un objetivo principal: que las laderas de la cordillera no se derrumben cuando existan lluvias… los árboles, sus raíces específicamente, actúan a modo de mecanismo de red en el subsuelo, eliminando la posibilidad de que existan derrumbes y deslizamientos.

Eso es lo que pasó ayer en #Tiquipaya, la deforestación ha ocasionado que no exista el mecanismo antes citado, entonces cuando llueve mucho los derrumbes se suscitan… se desliza una porción de cerro y cuando llega a la ladera se forma como una represa natural, represa que dura un par de horas, por ahí un par de días, y algún momento otros deslizamientos empujan esto y se crea lo que vimos ayer: una mazamorra llena de piedras, lodo, ramas y esto va bajando como avalancha que va tomando velocidad.

Los árboles del Parque Tunari que están a lo largo de la ciudad de #Cochabamba, que cada vez son menos dados los incendios, la deforestación y el no respeto de la cota 2750, ayer protegieron a la ciudad… pero en Tiquipaya no hay esos bosques.

Ojala a partir de hoy la gente, todos y cada uno de nosotros, nos demos cuenta el daño que ocasiona la pérdida de un árbol… en el caso de nuestra ciudad no solo nos dan aire, sino que nos protegen de las lluvias y los posibles deslizamientos que éstas pueden ocasionar.

Desde hoy, ¡a cuidar nuestros bosques! A forestar y proteger la vida, un árbol menos puede significar una vida menos.

¿Entendido? 😐

 

Foto: Extraída de http://www.entornointeligente.com/

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: