¡Madruga!

¿Realmente te despiertas todos los días a las seis? Esa pregunta la he oído mil veces, mis amigos y conocidos no pueden entender que teniendo la posibilidad de dormir no lo haga, que siendo dueño de mi horario laboral no me quede más tiempo dormido.

Hoy les contaré los motivos…

No existe nada mejor que el amanecer para pensar tranquilo, libre y sin apuros. El mundo esta dormido, muchos sueños han transcurrido por la noche, las preocupaciones del día anterior han sido llevadas detrás de los ojos, los momentos felices del pasado se pintan en nuestro espíritu y dejan libre nuestro cuerpo para crear nuevos momentos felices.

¿Existe mayor regalo de Dios que un amanecer? ¡Pues claro que no! Dios nos ama tanto que cada día, cada 24 horas, nos dice en silencio: Hoy puedes empezar todo de nuevo, hoy puedes hacerlo mejor, hoy puedes repetir eso tan bueno que hiciste ayer. Él sonríe y nos pregunta: ¿Con qué me sorprenderás hoy? ¡Estoy ansioso de ver lo que harás!

Hoy es un día único, nunca más se repetirá y depende de nosotros hacerlo memorable. Hoy puede ser el día, hoy puedo cambiar mi historia, hoy puedo amar como nunca, reír como nunca, cuidar como nunca.

¿Porque me levanto a la seis? ¡Porque no puedo perder el tiempo! ¡Hoy es el día!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: