Un profesional falsificado

Hace muchos años, cuando daba cátedra en una universidad pública, conocí a un colega que era increíblemente carismático; tan movedizo que bastaba verlo para que uno termine cansado, un experto para hablar de cómo hizo una u otra cosa en el pasado, siempre en contacto con la parte ejecutiva de la universidad, un maestro para decir ‘lo que debe ser dicho’ en el momento apropiado para ganarse el favor de los demás. Sin embargo, cuando se tocaban temas profesionales que requerían su experiencia tan mencionada, él siempre desaparecía.

Conforme fue pasando el tiempo su carisma jugó en contra. Un docente se cansó de que su buena vibra, y no su capacidad profesional, le permita copar espacios que eran ocupados por otros; así que indagó un poco, no se requirió mucho la verdad, y descubrió que el título de este gran profesional era clonado.

Leer más…

La vida es tal como la vemos

Ciento cuarenta y cuatro preguntas, respondidas una detrás de otra por el lapso de unos treinta minutos, confirmaron mi sospecha: Todos somos locos, solo que algunos sabemos cómo disimularlo… o por lo menos es lo que creemos.

Estaba siendo sometido a una prueba psicológica, no recuerdo el nombre, pero dadas las preguntas era fácilmente deducible su objetivo: Determinar si yo era un suicida en potencia, si tenía delirios de persecución, si sentía miedo de la gente y las aglomeraciones, si me arriesgaba más de lo que debería y cosas por el estilo. Eran tan obvias las preguntas que uno podía responder siempre bien para que lo creyeran normal, pero… siempre hay un maldito pero en la vida… algunas respuestas eran tan lógicas y socialmente correctas que me pregunté a mi mismo: ¿No será que yo creo que una respuesta es correcta cuando en realidad no lo es?

Leer más…

La sede no se mueve

Cuando nos enfrentamos en la vida con una situación que nos incomoda siempre encontramos la manera de exteriorizar nuestro desagrado. Dependiendo del grado de molestia que nos cause esa situación, adoptamos alguna postura o realizamos alguna acción. Algunos hablan y otros gritan, algunos se quejan suavemente y otros lloran, algunos comentan con los más cercanos y otros divulgan la situación, algunos crean un movimiento u organización para defensa o rechazo de algo y otros realizan una manifestación o incluso una revolución; pues yo, pues yo, ¡escribo!

Sin embargo, sobre el tema de este artículo he tratado por todos los medios de no escribir, porque cuando escribo exteriorizo todo mi enojo y frustración, ¡vaya! No por nada este mi blog se llama Termostato Mental, pues es mi válvula de escape personal para las cosas con las cuales no puedo lidiar.

¿Por qué me ha costado tanto escribir este artículo? Porque por primera vez pensé que podía actuar antes que escribir, he trabajado intensamente para solucionar el problema, he tocado puertas, he hablado con amigos, he oído y seguido consejos, me he sentado a escuchar, me he parado para dialogar y, finalmente, creo que ha llegado el punto donde no queda otra que escribir porque parece que nadie oye, por ahí leyendo cambien las posturas, ¿no? Porque en el tema en cuestión creo que solo existe un camino para hacer bien las cosas.

Así que entremos en materia: ¿Sabían que los Scouts de Bolivia están en estado de emergencia porque los predios donde se encuentra la Sede Scout Nacional están queriendo ser revertidos por la Alcaldía de Cochabamba?

Leer más…

Minerva y los policías

Kurt Cobain, líder de la banda Nirvana, dijo que ‘la violación es uno de los crímenes más terribles en la tierra y sucede cada pocos minutos. El problema con los grupos que se ocupan de la violación es que tratan de enseñar a las mujeres acerca de cómo defenderse de ser violadas. Lo que en realidad debe hacerse es enseñar a los hombres a no violar. Ir a la fuente y empezar por ahí’.

Ayer en Cochabamba se dictó sentencia a un grupo de policías que violaron a una mujer conocida como Minerva. Ella, en medio de una crisis psiquiátrica, se acercó a dependencias de la policía y no recibió la protección que necesitaba, sino que más bien fue abusada sexualmente. El hecho ocurrió en año pasado, en dependencias de la misma Policía, en pleno centro de la ciudad, detrás de la Plaza Principal y en una de las avenidas más importantes de la ciudad… los agresores, al ser descubiertos, intimidaron a otros policías que fueron testigos y trataron de difamar a la víctima sosteniendo que la misma era trabajadora sexual, como si eso fuera un atenuante de la violación perpetrada. Inicialmente fueron dados de baja de la institución policial y luego un juicio fue instaurado y la sentencia dictada no solo condenó a los violadores, sino también a los que no protegieron a la mujer, a los encubridores y a los que ‘se olvidaron de todo lo que pasó esa noche’.

Castigar no es educar; sin embargo, el castigo impuesto ayer puede servir para que la Policía Boliviana analice seriamente la formación y educación que está dando a sus miembros, donde lo que debería primar es su rol en la protección de los indefensos y de cada habitante del país. Ojala se den cuenta que la percepción que la mayoría de los ciudadanos tenemos de la policía es de miedo… que si existe algo terrorífico para una persona es que un policía te detenga, con o sin razón… porque si seis policías participaron, de una u otra forma, en la violación de una mujer indefensa y enferma mentalmente, en las mismas instalaciones de la policía, ¿cómo podemos sentirnos los ciudadanos protegidos por ellos?

Hay un tiempo para todo

Existe una escena en la película Footloose (1984) que me encanta, es aquella donde el joven Ren McCormack, protagonista de la película interpretado por el fabuloso actor Kevin Bacon, da un discurso a los representantes del pueblo y les lee varios pasajes de la Biblia para demostrarles que Dios quiere que hagamos varias cosas y que ninguna en esencia es mala, su objetivo era mostrarles que ir de fiesta, bailar y divertirse no era malo… y de todos los pasajes bíblicos que Ren lee, el que más me gusta dice:

Leer más…

Loading...
X
A %d blogueros les gusta esto: